Mantenimiento básico

Mantenimiento básico

- Es importante no dejar que los corchos de espiga se sequen totalmente, eliminando la grasa vieja con alcohol y añadiendo grasa nueva en su justa medida. De esta manera se alarga la duración y mantenimiento de los mismos.

- Para optimizar la duración y eficiencia de los corchos de espiga conviene no dejar el instrumento montado durante periodos largos de tiempo. Además se facilitará así la ventilación interior de todas las partes del instrumento, evitando la absorción de humedad por parte de la madera.

- Al menos una vez cada 6 meses, conviene comprobar con destornilladores apropiados (1,8mm y 2,5mm) que no haya agarrotamiento en los tornillos. Bastará con comprobar que se pueden aflojar, dándoles de nuevo el priete justo para que no se aflojen.

- Mantener el mecanismo siempre con algo de lubricación, nos evitará posibles agarrotamientos en los tornillos y sobre todo ruidos.

- Conviene de vez en cuando untar ligeramente los muelles con aceite, sobre todo los de aguja, para evitar el óxido y consiguiente desgaste, contribuyendo además a una mejor lubricación del mecanismo.

Compartir: